Being Xtina

Si desea reblogear algo marque Reblog...

Si le agrada algo presione (corazón)

Para comunicarse con nuestras operadoras,
deje su mensaje, después del post...
Un buen consejo
Yo no soy la mejor para dar consejos sobre dating, ni mucho menos sobre amor. Pero…
El Scout pone su honor en merecer confianza.
El Scout es leal a su Patria, padres, jefes y subordinados.
El Scout está hecho para servir y salvar a su prójimo.
El Scout es amigo de todos y hermano de cualquier otro scout.
El Scout es cortés y caballeroso.
El Scout ve en la naturaleza la Obra de Dios: ama plantas y animales.
El Scout obedece sin réplica y no hace nada a medias.
El Scout es dueño de sí: sonríe y canta en las dificultades.
El Scout es económico y cuida del bien ajeno.
El Scout es puro en pensamientos, palabras y obras.

No creo en príncipes azules, pero un scout debe ser lo más parecido en el mundo real, a un príncipe azul.
Xtina 

Un buen consejo

Yo no soy la mejor para dar consejos sobre dating, ni mucho menos sobre amor. Pero…

El Scout pone su honor en merecer confianza.

El Scout es leal a su Patria, padres, jefes y subordinados.

El Scout está hecho para servir y salvar a su prójimo.

El Scout es amigo de todos y hermano de cualquier otro scout.

El Scout es cortés y caballeroso.

El Scout ve en la naturaleza la Obra de Dios: ama plantas y animales.

El Scout obedece sin réplica y no hace nada a medias.

El Scout es dueño de sí: sonríe y canta en las dificultades.

El Scout es económico y cuida del bien ajeno.

El Scout es puro en pensamientos, palabras y obras.

No creo en príncipes azules, pero un scout debe ser lo más parecido en el mundo real, a un príncipe azul.

Xtina 

Yo sé que todo el mundo vio el final de Breaking Bad el año pasado, pero resulta que yo apenas lo voy a ver esta noche por primera vez. Estoy mal. 
Xtina

Yo sé que todo el mundo vio el final de Breaking Bad el año pasado, pero resulta que yo apenas lo voy a ver esta noche por primera vez. Estoy mal. 

Xtina

¿Cuándo fue la última vez que lloraste de felicidad?
Xtina

¿Cuándo fue la última vez que lloraste de felicidad?

Xtina

Las montañas rusas me dan miedo, pero siempre me monto en ellas.
Cris

Las montañas rusas me dan miedo, pero siempre me monto en ellas.

Cris

Sos Venezuela

Hoy, 16 de febrero de 2014, decidí unirme a la marcha de los estudiantes junto a mi sobrina de 13 años y mi mamá de más de 60. Tres generaciones, madre, hija y nieta, caminamos unidas movidas por el sentimiento colectivo de frustración que tiene presos a los corazones de todos los venezolanos. 

Luego de casi 15 años marchando, confieso que se hace cada vez más difícil sentirme esperanzada. La protesta pacífica como salida al gobierno castro-chavista es en mi opinión inútil. Pero por alguna razón, más visceral que racional, hoy me sentí motivada a participar, una vez más. Estar allí, ver a mi madre y a mi sobrina, incansables y sonrientes, me tocó el fondo del alma. Me sentí feliz porque, al ser yo una mujer adulta y en la flor de su etapa productiva, encontré en mi madre y en mi sobrina, esa fuerza que necesito para luchar hasta el final. Pero no pude arrancarme la sensación de ser “los músicos del Titanic”, tocando música esperando a que el barco se hundiera…

Si todo sale bien, lo más probable es que en un par de meses yo esté fuera de mi Venezuela, buscando una vida mejor que esta. Ya acepté que tendré que separarmea mi casa, mi carro, mi oficina, mis amigos, y todo lo que he construido aquí durante años.  Sin embargo, hasta el último día tratare de creer que es posible el cambio. Que en un futuro, regresar sea una opción. Al igual que todos, tengo muchas dudas de cual será el destino de mi país. Estos estudiantes que mueren, quizás hayan dado su vida en vano. Pero ¿con qué moral se critica al que tiene un ideal? Pase lo que pase, te doy gracias Venezuela, por haberme hecho parte de este sentimiento aleccionador, por tantas oportunidades y gente bella, por habernos sacudido, por obligarnos a despertar, y a reconocer el valor de luchar por defender lo tuyo. A donde quiera que vaya, te llevo conmigo. 

Te amo tanto Venezuela. Que tristeza me da dejarte.

Xtina

Sos Venezuela

Hoy, 16 de febrero de 2014, decidí unirme a la marcha de los estudiantes junto a mi sobrina de 13 años y mi mamá de más de 60. Tres generaciones, madre, hija y nieta, caminamos unidas movidas por el sentimiento colectivo de frustración que tiene presos a los corazones de todos los venezolanos.

Luego de casi 15 años marchando, confieso que se hace cada vez más difícil sentirme esperanzada. La protesta pacífica como salida al gobierno castro-chavista es en mi opinión inútil. Pero por alguna razón, más visceral que racional, hoy me sentí motivada a participar, una vez más. Estar allí, ver a mi madre y a mi sobrina, incansables y sonrientes, me tocó el fondo del alma. Me sentí feliz porque, al ser yo una mujer adulta y en la flor de su etapa productiva, encontré en mi madre y en mi sobrina, esa fuerza que necesito para luchar hasta el final. Pero no pude arrancarme la sensación de ser “los músicos del Titanic”, tocando música esperando a que el barco se hundiera…

Si todo sale bien, lo más probable es que en un par de meses yo esté fuera de mi Venezuela, buscando una vida mejor que esta. Ya acepté que tendré que separarmea mi casa, mi carro, mi oficina, mis amigos, y todo lo que he construido aquí durante años. Sin embargo, hasta el último día tratare de creer que es posible el cambio. Que en un futuro, regresar sea una opción. Al igual que todos, tengo muchas dudas de cual será el destino de mi país. Estos estudiantes que mueren, quizás hayan dado su vida en vano. Pero ¿con qué moral se critica al que tiene un ideal? Pase lo que pase, te doy gracias Venezuela, por haberme hecho parte de este sentimiento aleccionador, por tantas oportunidades y gente bella, por habernos sacudido, por obligarnos a despertar, y a reconocer el valor de luchar por defender lo tuyo. A donde quiera que vaya, te llevo conmigo.

Te amo tanto Venezuela. Que tristeza me da dejarte.

Xtina

Tú. Mi compañero favorito de aventuras. Mi París inolvidable. Mi Barcelona inédita. Mi Nueva York por descubrir. Mi bar en las alturas donde las botellas terminan cuando el sol diga. Lo primero que veo al entrar cada día a casa. Tú, el amigo que veo menos de lo que debería, porque las ganas siempre están. Eres amor que viene de vidas pasadas. Que se esconde hasta en las gavetas cotidianas de mi casa. Tú, que me quieres aunque te marchitas esperando mientras me cambió de ropa cien veces hasta sentirme más flaca. Tú, ese con el que comparto un gran amor en la distancia: una hermana. Tú, que me conoces como nadie y que lo único que me has exigido alguna vez es que sea yo misma. A ti te amo. En esta vida, en las que no me acuerdo y en las que nos esperan. Feliz cumpleaños.

Xtina

Tú. Mi compañero favorito de aventuras. Mi París inolvidable. Mi Barcelona inédita. Mi Nueva York por descubrir. Mi bar en las alturas donde las botellas terminan cuando el sol diga. Lo primero que veo al entrar cada día a casa. Tú, el amigo que veo menos de lo que debería, porque las ganas siempre están. Eres amor que viene de vidas pasadas. Que se esconde hasta en las gavetas cotidianas de mi casa. Tú, que me quieres aunque te marchitas esperando mientras me cambió de ropa cien veces hasta sentirme más flaca. Tú, ese con el que comparto un gran amor en la distancia: una hermana. Tú, que me conoces como nadie y que lo único que me has exigido alguna vez es que sea yo misma. A ti te amo. En esta vida, en las que no me acuerdo y en las que nos esperan. Feliz cumpleaños.

Xtina

Amistades que, como el buen vino, se hacen más robustas y buenas con los años. 
Xtina

Amistades que, como el buen vino, se hacen más robustas y buenas con los años.

Xtina

F. Scott Fitzgerald tenía un conocimiento tan profundo de la naturaleza humana… Qué idea tan tristemente real encierra este final, perfectamente escrito, de El Gran Gatsby. 
Sueños que se adentran en altamar mientras regresamos, en barcos frágiles, inevitablemente a la orilla. 
Xtina
"And as I sat there brooding on the old, unknown world, I thought of Gatsby’s wonder when he first picked out the green light at the end of Daisy’s dock. He had come a long way to this blue lawn, and his dream must have seemed so close that he could hardly fail to grasp it. He did not know that it was already behind him, somewhere back in that vast obscurity beyond the city, where the dark fields of the republic rolled on under the night.
Gatsby believed in the green light, the orgastic future that year by year recedes before us. It eluded us then, but that’s no matter — tomorrow we will run faster, stretch out our arms farther. . . . And one fine morning ——
So we beat on, boats against the current, borne back ceaselessly into the past”.

F. Scott Fitzgerald tenía un conocimiento tan profundo de la naturaleza humana… Qué idea tan tristemente real encierra este final, perfectamente escrito, de El Gran Gatsby. 

Sueños que se adentran en altamar mientras regresamos, en barcos frágiles, inevitablemente a la orilla. 

Xtina

"And as I sat there brooding on the old, unknown world, I thought of Gatsby’s wonder when he first picked out the green light at the end of Daisy’s dock. He had come a long way to this blue lawn, and his dream must have seemed so close that he could hardly fail to grasp it. He did not know that it was already behind him, somewhere back in that vast obscurity beyond the city, where the dark fields of the republic rolled on under the night.

Gatsby believed in the green light, the orgastic future that year by year recedes before us. It eluded us then, but that’s no matter — tomorrow we will run faster, stretch out our arms farther. . . . And one fine morning ——

So we beat on, boats against the current, borne back ceaselessly into the past”.

Nota mental:
Comer toronjas encima de tu recuerdo.
Xtina

Nota mental:

Comer toronjas encima de tu recuerdo.

Xtina